22 sept. 2010

Mucho más que dos!

En la tacita de plata se celebró la que para mi es, la boda más hermosa, emotiva y alegre de cuántas he podido conocer.





En una playa histórica, presidida por el faro de Trafalgar, que si ya todos ellos son poderosos, mucho más este, que actuó como testigo de atardeceres inolvidables, y para una ceremonia que todos guardaremos en la memoria.



Pude ser participe de un acto de amor tan sincero como intenso, tan especial como sublime. Lo recordaré como uno de esos días en los que aprendes una lección, al menos, la que yo quise guardar: poder decir “Te quiero” y hacerlo con el corazón, prendido de cada una de esas palabras declaradas...(¡esa debería ser la máxima de cualquiera que se sienta enamorado!)




Cierro los ojos y veo caras felices, oigo una música de violín en directo, y la brisa del mar… siento aún ese calor, y cómo las palabras dedicadas llegaban a emocionar a los allí presentes.




Me gusta la palabra Enlace, porque los extremos de una misma cuerda se ensamblan, para amarrar, aún más si cabe, sus sentimientos, y haber sido participe de esa unión es uno de los mejores recuerdos que atesoré...
Por sentir ese suelo dorado bajo mis pies, por embriagarme de tanta melodía, por tanto y tanto bueno…





Gracias!

">

1 comentario:

  1. Vaya! yo pensaba que me habría perdido un montón de entradas, pero veo que que has estado de verdad ajetreada y que casi no has podido actualizar.

    Qué decir? me ha gustado mucho las fotografías, tienen un aire muy cálido, y seguro que la ceremonia fue maravillosa :)

    Y es verdad, el poder de un "Te quiero", si se dice con el corazón, es lo mas grande que le puedes regalar a una persona con la que quieres estar... Y esa unión, debe ser muy especial :)

    Un besito guapa!

    ResponderEliminar

un vuelo sinuoso