5 ago. 2009

Somewhere over the rainbow

En cuestión de un corto intervalo de tiempo pude experimentar dos sensaciones, totalmente contrarias, pero que son en su esencia “La Vida” y consiguieron “sacudirme por dentro”…

Tuve la suerte de poder compartir velada con unos amigos, que esperan su primer bebé, y después de una cena….¡gran cena!, por cierto...nos aventuramos a subir por una escalera, carente de dos escalones, pero que merecía la pena saltar con dificultad, pues más arriba nos esperaba : El Cielo…todo para nosotros…!

Nos tumbamos y contemplamos las estrellas, ensimismados en el brillo, la intensidad, en ¿Cuántas constelaciones deberíamos de conocer?... Saboreando la placentera tranquilidad que se respira en mitad de la nada, y además viviendo muy cerquita la magia de la creación:

-“se mueve”!...”pon la mano …¿la notas?”-
-“sí, sí…oh…cómo se nota…mira, mira…cómo salta la tripita…”-

La vida… ¡no se puede pedir más!…que ir por el sendero que nos marcamos, o que nos acotan las experiencias, y aún así quedarnos llenos y sorprendidos de experiencias tan plenas como son: estar cubiertos por el manto de estrellas, lo más celestial que tenemos a nuestro alcance y que por ser algo cotidiano, pocas veces valoramos; la amistad, que por ser tan necesaria, nos saltamos el rigor del agradecimiento por tenerla, pero sí la rogamos cuando carecemos de ella… Y la creación…bendito milagro, porque cuando se gesta un ser, consideramos que es algo normal, pero no lo es…es el resultado de amarse, ¡con lo difícil que es…cada día más!, es la consecuencia de la entrega mutua, de sueños compartidos, y de la perfección de la fórmula más inexplicable que aún existe:”dar la vida”.

Por eso es algo extraordinario!... Podemos ser “alquimistas” en potencia, y no valoramos ese poder, tan preciado por aquellos que no tienen la fortuna de alcanzarla…

Pocos días después, pude vivir otra experiencia, como comentaba al principio de este “delirio”, que me estremeció y me arrastró a recapacitar de nuevo sobre este poder de “la maternidad-paternidad”… Cuando otros amigos perdían el bebé que esperaban….

Poco importa de cuánto tiempo se esté, cuando albergas en tus entrañas la conjugación de esos elementos que antes comentaba: la pasión, la entrega, el respeto, la ternura, el amor… Tenían los elementos necesarios y como buenos nigromantes condensaron las cantidades precisas, y … el milagro estaba hecho!

¿Cuánto valoramos la vida?, ¿Cuánto apreciamos no querer perderla?, ¿Cuánto agradecemos poder sentirnos rodeamos de La Creación, desde que nos levantamos hasta que tenemos la fortuna de poder caer en nuestra cama?

No, ¡no sufráis!, porque no ha desaparecido en vosotros ese poder… ¡no sufráis!, porque realmente esas son las cosas que nos recuerdan que estamos limitados, que no es fácil de alcanzar lo más deseado… ¡Ya nos gustaría poder conseguir todo aquello que queremos!, pero es que las cosas más valiosas, “cuestan” mucho…

La vida, está ahí, esperando que la valoremos, que sepamos que lo bueno no es siempre merecido pero sí debería ser motivo de agradecimiento; y las cosas malas, solo nos recuerdan que la lucha y el tesón, son la fuente de la que emana la satisfacción posterior…

“Dar la vida” debe de ser el máximo bien que podemos atesorar en la tierra, y ahora me pregunto si realmente lo valoramos como tal… Quizás se da en más ocasiones que alguien se planteé alcanzarlos y pocas veces, que “esa fórmula secreta” se escape de nuestras manos… Es mejor así, sin duda, pero ¡cuánto camino nos queda aún por recorrer para sentirnos afortunados!...

Mientras tanto, espero no dejar de saborear lo maravilloso que es valorar todo cuánto me rodea, mirando a los ojos, regalando la palabra, el abrazo olvidado, sentirme dichosa por tener todo cuánto me protege, porque si poco tenemos, menos tendríamos careciendo de la vida…

Este es un pensamiento que en ocasiones olvido, pero cuando consigo recuperarlo, lo aferro con todas mis fuerzas… Y ahora, resuena en mi cabeza una melodía, sin nostalgia, porque siempre será más bello el soñar con alcanzar el arco iris...que la desoladora espera por llegar allí...

There's a rainbow
Highway to be found
Leading from your windowpane
To a place behind the sun
Just a step beyond the rain ...
(…)
Somewhere, over the rainbow
Skies are blue
And the dreams
That you dare to dream
Really do come true.


video