24 dic. 2009

Algo que aconteció

Anuncio a los pastores:

Según San Lucas: “En la ciudad de David, que se llama Belén, María acaba de dar a luz al niño”, cantando: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace!”




Magos:

El evangelio de Mateo (2,1-12) relata como los magos de Oriente son advertidos por una estrella del nacimiento de un rey en Judea. Los magos eran realmente astrónomos o astrólogos. El rey Herodes les hizo prometer que regresarían, para informarle del nacimiento. Cuando descubren al niño en la casa de Belén, le adoran, presentan sus ofrendas, y advertidos por un sueño, se dirigen a su país, sin informar a Herodes del hallazgo.



Natividad:

En la Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine se describen diferentes milagros que acompañaron el nacimiento del Mesías: “las viñas de Engadi, que llevan bálsamo, florecieron , tuvieron frutos y dieron su licor”, “ En Roma, en una fuente, el agua fue transformada en aceite y se deslizó hasta el Tiber abundantemente” (...)



Ahora, ¿cuántas madres en algun rincón perdido del mundo tendrán que atravesar mil infortunios para parir?
¿Cuántas sufrirán ese dolor? ¿cuántas buscarán el abrigo de los animales para refugiarse del frio?
¿cuántas no tendrán más luz que las estrellas?

Cenaremos (algunos copiosamente), en pro de esa festividad que denominamos "Natividad", por un niño que nació con el sufrimiento de unos padres perseguidos...y pasaron hambre, frio.. y lo haremos en el amparo de un hogar, adornado, embellecido con canticos, y panderetas...

Sí...¡cuánto ha hecho la tradición judeo cristiana!

Quizás el próximo año, se entienda mejor el mensaje...

15 dic. 2009

Lo que el viento se llevó...



Hace 70 años se estrenaba “Lo que el viento se llevó”, convirtiéndose en la película más cara y larga de la historia del cine.
Durante este tiempo más de 250 millones de personas la han visto, pese a sus 239 minutos de duración.

Se rodó en un tiempo record: 140 días (teniendo en cuenta todas las vicisitudes que acontecieron, como los 5 directores que pasaron por el mando de la dirección), y hoy, como pasa con las grandes obras, puede seguir teniendo muchísimos detractores, pero basta poner un fragmento de su banda sonora, o una secuencia, para que sea reconocida por cualquier espectador, aunque no haya visto este largometraje.

Creo que ahí radica en gran medida su valor.

Recuerdo los días de invierno, en casa de mi abuela, sentadas en los sillones que franqueaban la mesa camilla con un brasero (indispensable para apaciguar esos días gélidos), y quedarme embelesada todos los años, una y otra vez con cada una de sus escenas…

No sabría decir cuántas veces he podido verla, y cuántas veces más la veré aún…
Por ti, si no la has visto, por aquellos que nunca la verán, por los que hayan sido incapaces de terminarla… por todos… yo la veré una y otra vez…

Porque si analizamos la frase más conocida:¿Quién no ha pasado hambre en alguna ocasión?....hambre de sueños, de poder alcanzarlos, hambre de un abrazo deseado, de un beso intenso, hambre de que alguien nos quiera, hambre de decirlo o escucharlo, hambre de superación, hambre de verdad… hambre de sentirte vivo…

Tal vez tengo algo de Scarlett, caprichosa en apariencia, torbellino de pasiones hasta la médula, capaz de descender a los infiernos o hacer con las cortinas de terciopelo verde, una fachada de coquetería, aferrada a una tierra que me nutre con sus colores, como Tara…Quizás enamorada de un Ashley Wilkes imaginario, que también preferirá a una Melanie Hamilton… hasta que encuentre a un Rhett Butler, que me mire con esa intensidad al otro lado de la escalera, que pueda aferrarme con esa seguridad tan arrebatadora por robarme un beso, que se mantenga firme más allá de la Guerra, de la distancia y los amores encontrados, y saque de mí esa fuerza, que en ocasiones he olvidado…aunque sea más allá de la niebla…

Porque hay momentos, que por muy manidos que puedan resultar, ¡como negarse ese minuto de Gloria de : “a Dios pongo por testigo..qué jamás volveré a pasar hambre”!

9 dic. 2009

La sapiencia

Me planteo si esto que escribo le puede interesar a alguien.

¡Menudos rollos que suelto…sin saber muy bien porqué!...

Sería más lógico seguir haciendo lo que he llevado a cabo desde que tengo "uso de razón", que es desahogarme en mis cuadernos, mis diarios…

Pero luego, siempre se quedan impresiones, noticias, acontecimientos vividos, que se clavan dentro y necesito “gritarlos”, como el que a continuación necesito "dibujar"…

A sabiendas que no se entenderá y que es demasiado largo:

Me levanté después de estirarme en la cama, de fondo en la radio: “Looking for Paradise” ejerce como mi despertador, y pienso…”jo! Que suerte de vidas"!

Mi desayuno, me envuelve con el aroma del café recién hecho, el pan tostado, con aceitito y tomate, que me encanta rayarlo, casi con pausa…y al poner la tele para escuchar las noticias, entre otras que me dejan indiferente, me impresiona esa de “ Tras 23 años…”.

Rom Houbens, ahora de 46 años,fue diagnosticado erróneamente de estar en un estado vegetativo persistente tras un accidente. Los médicos y enfermeras en Zolder (Bélgica) le diagnosticaron el coma mediante una serie de test usados en todo el mundo antes de concluir que su conciencia estaba "extinguida". Los médicos que le tratan con regularidad utilizaron la internacionalmente aceptada Escala de Glasgow, que evalúa la vista, el habla y las respuestas motoras, pero en cada examen el paciente fue clasificado de forma incorrecta.

Y concluye la noticia: Su caso ahora ha salido a luz tras la publicación de un artículo científico escrito por el hombre que le 'salvó', el neurólogo Steven Laureys, quien llevó a cabo su reevaluación.

Y me queman, como los sellos incandescente a fuego, las palabras “conciencia extinguida” y “quien le salvó”…

El amor…el amor de verdad…Para mí esa noticia es entendida desde otro punto de vista al que me lo quieren contar: Una madre ha sido capaz durante 23 años (7728 días) de luchar para convencerles que ese hijo, postrado en cama tras un accidente, entendía todo cuánto se le decía. ¡Lo entendía!...y su madre, contra todo pronóstico, contra toda experiencia científica, médica, o incluso sin ningún tipo de resultado, su corazón y amor incondicional le han dado la razón! Eso es el amor.

Creer sin ver, sentir sin ser tocado, tener una devoción tal que aunque ninguna respuesta se obtenga, el sentimiento nunca será decreciente, si no in crescendo… Es decir, que no estaba loca…¿cuántas veces le acusarían de ese desvarío? ¿Cuántas?... ¿Le pedirán perdón ahora? ¿Le dirán: “no creía en ti, ni en tu ilusión, ni en tu lucha, ni en ese tesón”…pero ahora sé que solo tú tenías razón?

¿Alguien será “valiente” para confesar su incredulidad?

Ahora, el éxito es de la Ciencia, que gracias a ese ordenador inteligente, él se puede comunicar…el triunfo es del médico que quiso escucharla y buscó la técnica necesaria…

La Sapiencia…

Sí, es cierto…sin la Ciencia el mundo no avanzaría a este ritmo vertiginoso al que ya nos hemos acostumbrados…pero…¿son necesarios los sentimientos?, ¿amar?, ¿sentir?, ¿entregarse?, ¿necesitar confiar una y mil veces si es preciso?...

Mi dogmatismo es ese amor incondicional, más allá de lo que el resto estipule como correcto o incorrecto.

Esa delgada línea que separa “la locura de los cuerdos y la cordura de los locos”…

Y entonces recuerdo el video de una competición: la de un padre que realiza el Triatlón Ironman con su hijo, porque se lo había prometido…porque era su ilusión…

Todo empezó cuando el hijo le preguntó a su padre: "¿Papá, formarías parte en el maratón conmigo? El padre respondió, SI! Fueron al maratón y lo completaron juntos. Padre e hijo fueron juntos a otros maratones, el padre siempre decía 'si' a las solicitudes de su hijo de ir juntos en las carreras. Un día, el hijo le preguntó a su padre, “¿Papá, vamos a participar juntos en el 'Ironman?” El padre le dijo: “ Sí, también”.

El triatlón Ironman abarca una prueba de 2,4 millas (3,860 kilómetros) nadando en el océano, seguida por otra de 112 millas (180,200 kilómetros) de paseo en bicicleta, y terminando con una de 26,2 millas (42,195 kilómetros) de maratón a lo largo de la costa de Big Island.

Hay realmente cosas intensas en esta vida…. Quizás, el amor incondicional no tiene explicación posible...

4 dic. 2009

Torsiones



Suspendida…de un exquisito hilo,
demasiado fino para mantener mi peso…

Me siento presa de un delirio incontrolable,
agotador…

Angustiada de pesadumbre.

Ahogada en desconsuelo.

Y el hilo se tensa cada vez más,
con cada una de mis torsiones…

Me estremezco por el frio que recorre mi espalda.

Con las miserias que me queman por dentro.

El hilo cruje y se deshilacha…

Como mi espera en desesperanza.

Como mi ilusión en carestía.

Con mis ansias de mordiscos,
que gasto en almohadas…

Si deja de crujir…no temeré la caía…
Esa, solo será un viaje más.

3 dic. 2009

A Bhopal...




Hace 25 años estaría pensando qué pedir en la carta que mandaría a los Reyes Magos, que por supuesto existen!

Estaría jugando con mi hermano en aquella explanada que había frente a casa, que era nuestro Paraíso particular, donde nos convertíamos en hortelanos, bandidos o maquinistas de tren…

Estaría escribiendo aquellos cuentos que me gustaba inventar, para después esconderlos por vergüenza a que alguien pudiera encontrarlos, y soñaba que algún día sería mayor…y entenderían porqué pensaba todo cuanto se pasaba por mi cabeza…

Hace 25 años, tal día como hoy, a consecuencia de una serie de irregularidades en el mantenimiento de limpieza, en una fábrica de pesticidas propiedad de la compañía estadounidense Union Carbide, tuvo lugar una de las mayores catástrofes de la historia.

Una gran nube blanca
de 42 toneladas de isocianato de metilo se extendió por Bhopal (India)…cerca de 20.000 personas murieron (seguramente más), se registraron 600.00 afectados, y a día de hoy, aquella condensación de fosgeno, monometilamina y especialmente ácido cianhídrico, también conocido como ácido prúsico o cianuro de hidrógeno, sigue estando patente en el día a día de aquellas gentes…

Secuelas, mutaciones genéticas, enfermedades crónicas, aguas contaminadas de las que se abastece la población, de la que bebe el ganado y riegan los cultivos…el ciclo de la vida…unas nubes tóxicas que pertenecían a un cielo…que es de todos…

Y tal día como hoy, me niego a creer que las noticias más leídas en la prensa sean: que una cantante ha obtenido el máximo número de candidaturas para los Grammy, que el documental de una estrella del pop ha recaudado muchísimos millones, que los futbolistas hacían apuestas fraudulentas, que Francia queda fuera del mundial, o que haya orgasmos de alto riesgo

Me duele por dentro
cuando giramos la cabeza, para no mirar aquello que nos asusta…

Esa nube blanca, podría haber sido nuestra, podría pasarnos…y entonces, nadie pensaría en nuestro horror, porque es mejor pensar en otras cosas…

Han pasado 25 años…seguramente mis cartas de inocencia nunca llegaron, mientras ellos se asfixiaban, aquel paraíso donde jugaba desapareció, como lo hicieron los responsables directos de aquel horror, nunca he encontrado el escondite de aquellos cuentos, como nunca encontraremos La Verdad de la Vida, y me hice mayor...para comprender que era difícil que te entendieran…

Ya lo sé…No!, no solucionaré nada, nada cambiará…seguirán padeciendo, sufriendo, nunca viviré en esa horrible realidad, ni podré hacerme una idea de cómo han sido sus vidas…ni cómo serán… pero prefiero dedicarles un recuerdo a aquellas víctimas anónimas, porque esto también es tener memoria histórica: La Union Carbide nunca respondió por los daños causados.

1 dic. 2009

Sopla...sopla fuerte!




Sí! Ha sido un momento imborrable.

De esos que me gustan vivir, cuando siento que puedo despojarme de aquello que me pesa…

Cuando hay un muro frente a nosotros, creado con tesón, forjado en la distancia, un bloque que nos impide avanzar, porque en ocasiones preferimos mirar nuestra sombra, la punta de los pies o el ombligo… pero días como hoy, comprobamos que podemos saltar para superar esos “límites”.

Imborrable por saber que por mucho tiempo que haya podido pasar, quien te deseó el bien en un pasado, lo puede seguir sintiendo…y esas son las cosas buenas de la vida!

Lo bello nunca es demasiado, solo bueno! Debería de haber más belleza, más bondad!

El momento ni siquiera es algo extraordinario, porque saber de alguien, cuando lo quieres hacer, y nada te lo impide, se puede convertir en uno de los actos más sencillos y humanos que tenemos a nuestro alcance… pero en ocasiones, tenemos que privarnos de exteriorizar los pensamientos, porque no nos entenderían…

(una lástima…)

¿Cuántas veces nos quedaremos en la vida con ganas de decirlo?

De trasmitirlo… “Hoy pensé en ti”

Decir: Sí, me he acordado de ti, y no me importa decírtelo…porque te deseo que seas muy feliz!

¿Sabéis?…no es difícil…

Despojarnos del abrigo, que está bordado con hilos de distancia, con bolsillos de abismos silenciosos, botones de negro egoísmo, y ojales de rencor…

Quitarnos la bufanda que nos aprisionaba por tantos nudos de recuerdos que queremos olvidar, de flecos multicolores deshilachados y lana abatanada en pesadumbre...

Quitarnos el guante derecho, que es el de -"no lo he hecho antes ¿porqué hacerlo ahora?"-, y la mano…al quedarse desnuda, nos dice: "¿y por qué no?"

Desprendernos del guante izquierdo que es el de -“¿qué pensarán?"-, y la mano izquierda, deseosa de sentir el gélido aire nos susurra: “sólo tu opinión es la que tienes que tener en cuenta”…

… para quedarnos con lo que necesitamos para cubrirnos, lo que solo nos ampara el corazón…

(humanidad) (¡Cuántas veces empleada y tan pocas aplicada!)

Y así, hoy, vuelvo a quedarme casi “Con el Alma al Aire”…como era...
Que, debe ser, como yo lo entiendo…y me he sentido bien…

Recuperando uno de esos momentos que vamos perdiendo en el camino y no nos aportan nada bueno…solo distancia…y es que ahora, las distancias me producen tristeza…

Si lo pienso bien…siempre me la produjeron…por eso he intentado luchar en mi vida para que eso no fuera así…pero hay personas, que la prefieren…

Menos mal que aún estamos los que escogemos borrar los límites, en vez de potenciarlos…

Pd: ¡Felicidades! (quizás algún día…conozcas este vuelo)