20 abr. 2011

De vuelta de todo...




De espaldas caminaré para no ver aquello que me duele.

De puntillas, si hace falta, para tocar lo menos posible ese suelo infértil de sinceridad.

Dejaré de respirar, para no llenar mis pulmones de ese aire contaminado de cobardía.

Hasta los ojos cerraré para no apresar en mis retinas tantas imágenes que solo sirven para olvidar.

De espaldas, para que sea más fácil que me critiquen, que rara vez se hace a la cara.

Despacio, para que sea más fácil regodearse en culpar, en vez de auto inculparse.

Bajaré mi cabeza, no como signo de sumisión, si no de absoluta benevolencia hacia los que no se puede esperar nada.

Pero nunca dejaré de aprovechar las oportunidades que la vida me regale para sonreír, aunque sea un día, nunca abandonaré a los que me quieran, y me lo hagan saber, y jamás renunciaré a la fuerza más potente que mueve mi alma, amar, por encima de todas las demás cosas.


">

2 comentarios:

un vuelo sinuoso